lunes, 11 de junio de 2018

Toc Toc

Para empezar a entrar en materia me gustaría explicar que el Trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de la ansiedad que hace que las personas que lo padecen tengan pensamientos persistentes que provocan terror, preocupación, aprensión y que suelen ir asociados con compulsiones o rituales.

Podría extenderme hasta el punto de escribir un ensayo sobre el tema ya que por suerte o por desgracia, sé un rato largo sobre ello.

Sin embargo, voy a plantear el post a partir de la película española Toc Toc; sin hacer demasiado spoiler... en ella una serie de personas que sufren este trastorno acaban juntos en la sala de espera de un psicólogo de renombre.

Sé que la película ha dado bastante de que hablar y he leído algunas reseñas sobre ella. Hace tiempo que la vi pero preferí esperar hasta dar mi opinión; la he vuelto a ver y ahora sí me apetece hablar sobre ella.

Cada personaje tiene una de obsesión y/o compulsión diferente, supongo que para intentar que varios tipos se vean representados aunque lo cierto es que hay varias opiniones médicas sobre el hecho de clasificar o no clasificar tipos de toc. 

Sin embargo mi opinión es que para hacer más fácil la comprensión y evitar dispersar y que quien no sepa del tema se pierda, quizá está bien nombrar algunos de los más frecuentes: 

- Lavadores y limpiadores - tienen obsesión con los gérmenes y virus y demás y tienen que lavarse infinitas veces las manos y tener la casa limpia etc aunque nunca nada parece estar perfecto.
- Verificadores - tienen que comprobarlo todo montones de veces y aún así no suelen quedarse tranquilos; si han cerrado el grifo, una ventana, si han cogido las llaves etc.
- Ordenadores - tienen que ordenar todo según su propio criterio.

Hay muchísimas obsesiones y compulsiones físicas, algunas que ponen los pelos de punta y que pueden parecer increíbles al resto de las personas.

En la película puede parecer que se tratan de forma exagerada y que eso no puede ser posible en la vida real, que esas cosas no existen, que se ha planteado con mal gusto y que provoca risa fácil con una desgracia ajena, con una enfermedad, que es todavía peor.

Es curioso que entre los mismos personajes se extrañan de las obsesiones de los otros cuando ellos tienen algunos comportamientos muy atípicos; son conscientes de que tienen un problema aunque algunos no sabían que eso que les pasa tiene un nombre, Toc, trastorno obsesivo compulsivo.
De hecho, la mayoría presentan más de un tipo, lo que creo que es bastante normal, por lo menos hasta donde yo sé acerca del tema.

Lo cierto es que la película te hace reir inevitablemente en más de una ocasión, ellos mismos a veces se ríen de los otros porque, sinceramente, en ocasiones es que no lo puedes evitar.

A mí me parece que no está hecha con mal gusto ni intención de ofender a las personas que lo padecen, creo más bien que es el espectador quien va a verla como una ofensa o simplemente como un conjunto de historias que en la vida real sufren muchas personas y tras ver la película, quizá nos haga ser un poco más sensibles a las circunstancias de los demás.

Es muy posible que haya personas con Toc que se sientan indignadas, como si se rieran de ellas, como si no se las tratara con respeto; personalmente creo que se trata como es o incluso si apuro, se queda corto en muchos de los síntomas que se sufren en la vida real.

Hay quien tiene Toc y no puede tocar nada sin lavarse las manos al segundo y hay quien debe colocar todo simétrico, o no puede pisar rayas, o debe tocar todo lo verde que ve, o hacer las actividades un número determinado de veces, o repetir lo que hace con un lado del cuerpo y después con el otro, hay quien tiene que rezar veinte padres nuestros cada día, o llevar diez bolis a un examen, hay quien acumula cosas sin sentido aparente, o quien aprende datos irrelevantes, o quien se pregunta por el más allá o quien pregunta de todo a todos o incluso quien duda de todo lo que debe hacer y no consigue estar seguro de nada.

Sé de personas que tienen estos rituales físicos y es algo que les ocupa horas y horas cada día, pero no pueden evitarlos, no hacerlos durante minutos hace que luego pueda desencadenarse su repetición desmesurada, intentar controlarlos delante de la gente es un suplicio y tanto hacerlos como no hacerlos es agotador; nunca pueden estar tranquilas, nunca es suficiente, nunca se pasa el miedo, la intranquilidad, la ansiedad persigue a quien sufre Toc a diario.

Me parece que este tema simplemente merece que se tenga un respeto; quien lo vive sabe que tiene un problema, que no tiene sentido hacer o pensar esas cosas, pero lamentablemente no puede evitarlo, si así fuera no habría tanta gente que lo sufre.

Lo que sí es importante aclarar es que tener manías no es tener Toc, tener pensamientos angustiantes y que se repiten puntualmente no es tener toc; con el toc se sufre más de lo que parece aparentemente y es muy importante pedir ayuda porque no se está loco, solo se tiene un problema y hay que intentar buscarle solución.

lunes, 28 de mayo de 2018

Love is in the air

Estoy agotada, hace un par de día estuvimos de boda y eso de levantarse a las 6.30 para ir a la peluquería y no acostarse hasta las 7 de la mañana del día siguiente para levantarse ni dos horas después, ya no es para mí, el cuerpo no me responde, debe ser que los treinta y... se van notando; lo que me hace mantenerme en mi idea de casarme antes de los 40 jajaja porque sino, no se que va a ser de mi cuerpo.

Hace tiempo que no iba al enlace de dos personas que fueran importantes para mí y estar allí y formar, de alguna manera, parte de todo ello hace que lo sientas más y que signifique mucho.

Fue un día intenso, asistir al ayuntamiento y ver a los novios felices y emocionados, también nerviosos, los familiares más íntimos y unos pocos amigos.
Que firmaran, que se pusieran los anillos, los testigos, mi novia diciéndoles unas palabras y aguantando las lágrimas, yo, leyendo el poema favorito de mi libro de uno de los novios...

Ir a tomar algo todos juntos y verlos ya como marido y marido... increíble y aún no habíamos hecho más que empezar.

Un paseo y comer rápido, por la tarde vestirse, maquillarse, los tacones y otra nueva emoción, la ceremonia en el hotel, con todos los invitados, un amigo común que iba a celebrar el momento, una amiga haciendo las fotos, más intenso todavía.

Los invitados llegando y sentándose en las sillas, pisando la alfombra blanca que tanto nos habían insistido en no pisar, las primeras fotos, la música de fondo... y por fin todos de pie, mirando para atrás, el primer novio del brazo de su madre, con esa cara de emocionado y de nervioso pisando por fin la alfombra blanca y diciéndole: que guapa, a mi novia al pasar por nuestro lado, sí que estaba guapa.

Sonrisas y esperar al otro novio que también se hizo de rogar, todo el mundo revuelto, comentando con los de al lado, bien vestidos, bien peinados, riendo y lamentando haber dejado los pañuelos de papel olvidados. Los que yo llevaba se acabaron inevitablemente en el reparto.

Por fin los dos juntos, el amor se respiraba, una música maravillosa que envolvía todo y las palabras de hermanos, amigos y los novios.
Miraras donde miraras todo eran sonrisas, lágrimas de felicidad y aplausos. Pensé lo maravilloso que era ver una boda con tanta personas que les queremos y deseamos lo mejor, aunque lo mejor y lo tienen, a ellos mismo y el uno al otro.

Volvieron a pisar la alfombra, ya del todo marido y marido y una nube de pompas de jabón les acompañó en el camino.

Fotos, más fotos, un cocktail, el precioso cuadro donde todos los invitados podían poner sus huellas de colores y estar siempre con ellos; la espectacular cena, los regalitos, la música, la barra libre, la chucherías...

Estaban los que no se movían de la mesa, lo que salían a fumar, las que ya no llevaban tacones, los que no se movían del bar, los que seguían haciéndose fotos, los que charlaban, los que bailaban tranquilitos, los que se animaban según iba subiendo el alcohol y la madrugada y los que lo daban todo en la pista ( sí, Jorge, eso va por ti).

Al final nos dieron las mil pero valió la pena, el sueño, el cansancio, los tacones... poder compartir muy de cerca el amor de dos personas, su emoción, su felicidad; no hace falta verse o hablar cada día para alegrarse por los demás y para quererse y en momentos como este se demuestra y se ve.

Creo que sabéis que sois muy importantes para nosotras, que os queremos, que nos gusta estar en vuestras vida y que estéis vosotros y que os deseamos todo lo bueno que mereceis y que nosotras lo veamos o que nos lo conteis, al menos :)

Este post es un pequeño homenaje, un regalo para vosotros; que vivan los novios y que seais muy felices.

lunes, 7 de mayo de 2018

¿Qué es una madre?

Primer domingo de mayo, Día de la madre, las féminas que tienen pequeñajos correteando por la casa reciben dibujos y manualidades varias que han realizado en el colegio; los adolescentes ya más dejados y pasotas quizá se levantan y dice un felicidades, vieja con más o menos entusiasmo; las que ya tienen los hijos adultos reciben llamadas entusiastas o quizá celebran el día haciendo una comilona todos juntos, nietos incluidos.


O quizá no. Tal vez hay madres que con cuatro o cinco hijos no reciben esa llamada de teléfono ni suena el timbre de su casa en todo el día y acaban comiendo cualquier cosa a última hora porque esperaban confiadas que los planes del domingo hubieran sido de otra forma.

A lo mejor hay niños en el colegio que perdieron a su mamá y ven como los compañeros confeccionan, contentos, regalitos mientras ellos no saben donde meterse.
Es posible que otros tengan esperando en casa a dos papá que les quieren y les cuidan sin que les falte de nada y también empiezan a hacerse preguntas.

Este día me provoca muchas reflexiones, no voy a meterme más en un tema que ya desarrollé el año pasado por fecha del Día del padre, pero quería empezar así el post y que cada uno lo tomé como quiera.

Lo que si quería es retomar a santo del día, una iniciativa que empezó hace un par de años y que se llamaba: Iniciativa qué es una madre.

Una marca de leche muy conocida secundada por varios personajes famosos, se quejaron de que la definición de madre de la RAE no era la correcta, demasiado escueta y simplista, que no recogía suficientes características de lo que es en realidad.
Muchísimas persona firmaron solicitando este cambio, montones de mensajes invadieron las redes sociales e igualmente se escribieron bastantes artículos de opinión sobre el tema.

Y si llega mi turno de decir qué es para mí una madre creo que tengo varios pensamientos. Una madre es quien te da a luz, pero una madre también es quien te adopta, quien te acoge... 

Luego tenemos algunas otras circunstancias especiales, si una mujer no puede tener hijos y una donante de óvulos se los da pero no es quien pare ¿quién es la madre? 
Si un hombre soltero o una pareja de gays usan un vientre de alquiler y el hijo los tiene a ellos como progenitores en el libro de familia ¿hay una madre? 


Personalmente creo que una madre es bastante más que una hembra que pare a un ser de su misma especie ¿qué creeis vosotros?

lunes, 30 de abril de 2018

La naturaleza

La naturaleza
siempre será el cobijo del humano,
aunque él no ve más allá de su propio ombligo.

Lástima de ti
que permites todas las barbaries
que se le ocurren
y te revelas en contadas ocasiones
cuando ya es inevitable para poder sobrevivir
y es entonces cuando esa pequeña vida humana
ve que no es el centro del universo
sino que es el último en la escala,
siendo el más horrendo despojo
que puede causar tanto dolor a su propia madre
y a si mismo,
lamentándose siempre a destiempo
y pidiendo disculpas cuando no tiene solución.

Madre,
suelta tu lanza en tus noches oscuras
partiendo el techo en mil pedazos,
limpia las costas con tu escoba para barrer toda suciedad depositada en tus orillas,
aspira, riégalo todo a tu antojo, haznos vibrar como solo tú sabes
para ver la grandeza de tu vida.

Por siempre estarás viva,
tu interior siempre latiendo,
vomitando como hace miles de años sobre Pompeya
pero sobre todo, recuerdanos lo pequeños que somos.




lunes, 23 de abril de 2018

Feria del libro

La primera vez que se celebró la Feria del libro en el país fue en el año 1933 y la organizaron libreros madrileños.

Desde entonces, se ha seguido haciendo cada año (salvo el parón que tuvo por el inicio de la guerra civil) y es una gran costumbre que han ido tomando muchas ciudades españolas.


Es un evento cultural muy importante que reúne libreros, editoriales consolidadas y nuevas e independientes además de a muchos escritores y ávidos lectores donde todos participan y disfrutan de lo que les gusta, los libros.


Es un buen momento para realizar algunas actividades culturales relacionadas con la lectura, como talleres, charlas, recitales y por supuesto, presentaciones de libros.


En la ciudad donde yo vivo se celebra desde el 17 de abril hasta el 6 de mayo y habrá presentaciones de libros, exposiciones, música y baile, lectura de libros y encuentros literarios casi todos los días.


Es una magnífica ocasión para encontrar libros de segunda mano, clásicos, tesoros casi olvidados y las novedades que dan oportunidad de que autores noveles sean un poco más conocidos.

Recuerdo la Feria del libro cuando era jovencita y estaba en Madrid, montones de casetas rodeaban el Retiro y a mí me parecía alucinante.

Desde hace unos años vivo en el sur y cada primavera veo poner las casetas en la Plaza con la misma emoción que antaño o incluso más.

Creo que para cualquier escritor es un sueño hecho realidad estar en una de ellas con su libro, firmando ejemplares y recibiendo cariño de los futuros lectores.


Este es el año, por fin voy a cumplir mi deseo, así que puedo decir, muy feliz, que el miércoles 25 de abril por la tarde, estaré en la Feria del libro de Algeciras con mi poemario, Huevos revueltos para desayunar.
Firmaré libros, compartiré momentos increíbles con otros compañeros y amigos y estaré donde me gusta, rodeada de libros. 

Os espero allí y si no estáis cerca, pasad por las ferias de vuestra ciudad, disfrutad del olor a libros, a ilusión, a esfuerzo, a historias que esperan ser leídas y acogidas en vuestra casa y vuestros corazones, dad oportunidad a los nuevos y no descartéis llevaros alguna reliquia. Que la lectura no se pierda, todo lo contrario. 

lunes, 16 de abril de 2018

El arte está en todas partes

Vivo en una ciudad donde estoy empezando a darme cuenta de que si hablamos de cultura y riqueza, hay a patadas.
Es raro que no me aparezcan eventos en Facebook acerca de presentaciones de libros, conciertos, exposiciones y demás.
De hecho, es muy fácil que coincidan varios el mismo día y tengas que elegir, porque de momento aún no he conseguido estar en dos sitios a la vez.

Muchas veces estos se realizan en lugares oficiales del ayuntamientos, tipo centros documentales y otras salas o sedes de asociaciones del lugar; pero se puede ver que cada vez hay más bares, pubs o cafeterías que abren sus puertas a la cultura y al mundo artístico y me parece algo muy importante.

En ocasiones solo si perteneces a grupos culturales es cuando te enteras de estos eventos, lo que me parece una pena porque he ido a presentaciones de libros donde apenas se llenaba la primera fila y creo que en parte es por la falta de difusión y también porque en vez de unirnos todos por la cultura, hay quienes parecen que se ponen a competir.

La parte extraordinariamente positiva de que cada vez se hagan más cosas en locales de ocio es que, sin saberlo, puedes salir a merendar o a tomar algo después de cenar y llevarte la grata sorpresa de encontrarte con música en directo, con un recital de poesía o con la inauguración de una exposición de pintura.
Si esto hubiera sido en centros del ayuntamiento, no sería posible y pensar en esos vacíos y en esas decepciones, yo que soy escritora y participo en cuantos recitales puedo, me parece que hace que se te quiten las ganas. 
También te decepcionas cuando es en locales porque muchas veces no van tantas personas como esperarías pero al menos te arropan los que han ido allí y se lo han encontrado por casualidad y no resulta tan duro.

La semana pasada me enteré por casualidad de un evento que se celebraba, por la tarde, en un bar del centro de la ciudad y donde nunca había entrado; se trataba de una Jam de poesía y música, la entrada era libre al igual que la participación.
Así que allí estaba yo de las primeras y a horas muy tempranas y para mi sorpresa conocía a algunas personas que asistieron.

La tarde resulto magnifica, mucho mejor de lo que me esperaba, no es que se llenara hasta los topes pero tampoco quedaron demasiadas sillas libres entre espectadores y espontáneos que salimos a recitar.

Verme allí, en un espacio donde poder expresar y donde otras personas te escuchan con atención y después recibir aplausos y cumplidos, no tiene precio, al igual que no lo tiene escuchar a otros con poemas increíbles y relatos que te hacían poner los pelos de punta.
Conocer a gente estupenda que ama lo mismo que tú y con quien te apetece volver a coincidir porque fue una experiencia tan buena que volveremos a repetirla a menudo, incluso que alguien se quede con ganas de más después de escucharte y que te pregunte para llevarse tus poemas a casa, de verdad que solo quien vive esas cosas lo entiende.

Así que estaría genial que cada vez nos uniéramos más por el mundo artístico y compartiéramos arte, cultura y buen gusto y nos enriqueciéramos los unos a los otros.

lunes, 9 de abril de 2018

Quid pro quo

Inicio sesión en una red social, una de varias que tengo porque entre mi vida personal, el blog y haber publicado mi primer libro, acaban siendo unas cuantas.

Veo un mensaje de alguien que no sigo y no me sigue pero que aún así me ha escrito, dice algo así: Buenas tardes, soy X y hago reseñas de libros, me encantaría colaborar contigo y hacer una reseña de tu libro.

Y yo como en otras ocasiones que alguien me escribe preguntando por mi libro, le dije que estaba disponible en papel en la web de la editorial Círculo Rojo y la versión ebook en amazon.

Me siguió, la seguí pero no recibí más respuesta ni interacción conmigo por su parte; días más tarde me puse a hacer un poco de limpieza de la red social por aquello de que hay mucha gente que te sigue, la sigues y después te dejan de seguir, cosa que no entiendo pero que mejor dejaremos para otra entrada porque da para mucho hablar.

El caso es que vi sorprendida que aquella chica del mensaje me había dejado de seguir y por supuesto no había vuelto a dar señales después de que yo la contestara.

Así que yo me planteo, ¿hay gente que te pregunta por tu libro para hacer reseñas, les dices donde hacerse con él y no te contestan mas y te dejan de seguir? 
Ah, ya, la cosa es que esa bloguera esperaba que yo le regalara mi libro y así ella poder leerlo y hacer una reseña y tonta de mí no me había dado cuenta.

Esto me lleva a cuestionarme ciertas cosas y me encantaría la opinión de quienes me leéis porque sé que muchos sois compañeros blogueros, algunos hacéis reseñas de libros, otros sois lectores y algunos también habéis escrito libros.

¿Creéis que es lógico mandar ejemplares de un libro que habéis escrito, a un montón de blogueros para que hagan reseñas y obtener con ello más éxito, más difusión y que a la larga proporcione más ventas y que os conozca mucha gente aunque eso signifique un gran desembolso inicial?
Porque, aquí entre nosotros, los libros no son carísimos pero tampoco son absolutamente baratos.

Imaginad que sois escritores, que publicáis con una editorial tradicional y vuestro libro cuesta unos 14 euros por ejemplo y vuestra ganancia es del 5 por ciento, si tenéis que mandar decenas de libros para reseñas pagados de vuestro propio bolsillo, da bastante dolor, ¿no? 
Mejor aún, ¿y si es con una editorial de auto edición donde todos los gastos han sido sufragados por el mismo autor? No solo es difícil vender los libros para pagar los gastos sino que luego hay que intentar obtener algunos beneficios.

¿Hasta que punto puedes ganar con ello y tener repercusión? ¿Es buena idea perder dinero para luego "supuestamente"ganarlo junto con éxito?

Lo cierto es que las editoriales y los blogueros colaboran juntos en muchas ocasiones, y los segundos reciben libros para hablar sobre ellos y que las editoriales obtengan beneficios con más ventas.

Sé que algunos autores mandan documentos de word u otros formatos con sus historias para que hablen de ellos y lo sé de primera mano porque aquí estoy, soy bloguera y me los han ofrecido.

Entonces, ¿quien se beneficia y gana, blogueros, autores, los dos? Blogs de éxito a costa de autores, por ejemplo noveles, que pierden dinero mientras que los blogs proporcionan beneficios? O los autores son los que se llevan la mejor parte gracias al esfuerzo y trabajo de unas personas que hablan bien de su trabajo en sus espacios?

Sé de muchos blogs donde sus escritores ayudan a los autores sobre los que escriben comprándoles sus libros (y creedme, se agradece) o simplemente van a la biblioteca a proveerse que para eso están también; pero no van a los autores directamente a pedirles un ejemplar de su libro poniéndoles en un compromiso.

Es una reflexión sobre el tema que me apetecía compartir y de verdad que me gustaria saber como lo veis vosotros.