lunes, 24 de abril de 2017

Pensaba que no te volvería a ver

"Esas fueron las últimas palabras que me dije en mi mente antes de que partieras, hacia el otro lado.

Desde aquel día que no andabas junto a mí, al llegar a casa ya no notaba tu presencia, no me acompañabas en las siestas de esas tardes de manta que tanto frío hacia y nos dábamos calor el uno al otro, tú en mis corvas y yo rodeándote con mis piernas o cuando te sentabas frente a la chimenea a esperar que la encendiera porque te gustaba contemplar el baile de las llamas y cuando me esperabas asomándote por la ventana a que llegara de trabajar; aún esta el hueco en el sofá hecho por el peso de tu cuerpo".

Estos fueron algunos de los recuerdos que le quedaron a Silvia de un fiel amigo, no era muy amistoso, normal, parecía un tigre de lo grande que era y con esas rayas que cubrían todo su cuerpo, pero se hacia querer con los guantazos que te daba y sus mordisquitos cuando algo no le gustaba o lo habías mosqueado aunque dentro de tan gran fiera era el trozo de pan que solo entendían sus padres.
Por que al final sea de una especie u otra todos estamos destinados a querernos y un felino por muy arisco que sea con el ajeno a los suyos, los amará por encima de todo.

"Aún recuerdo cunado la casa de noche se quedaba fría, como venía con mucho tacto a meterse bajo las sábanas buscando el calorcito, podías tener la cama hecha que allí de todos modos veías la silueta del rosquito hecho bajo el edredón.

Ya no escucho el ronroneo que tanta paz me daba y busco por algún lugar algo tuyo, esa forma de amasar el sitio antes de ponerte cómodo, que no era cosa de unos segundos y después no podía moverme para que no me enfilaras con tu mirada.

Ahora te podré tener un poco más cerca aunque no pueda sentirte, porque siempre estarás en nuestros corazones".

8 comentarios:

  1. Qué texto tan bello... Mira que no me gustan nada los gatos, pero lo has contado tan bonito, qué lo mismo da si es un gato, un perro, un amante (o una amante) o un compañer@ de piso.
    Precioso.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí jaja o un jerbo ;) lo bonito es querer y que te quieran. Muchos besos para ti, corazón

      Eliminar
  2. ¡Qué pena! Te entiendo perfectamente. Yo he tenido gatos y perros y cuando se van queda un vacío irremplazable. Un texto muy bello.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey, cuanto tiempo Aivic, muchas gracias por tus palabras, un beso para ti

      Eliminar
  3. Triste pero precioso,esté donde esté te seguirá queriendo,bonita despedida :)

    ResponderEliminar
  4. Lo que queda de después de la despedida. Todavía no he vivido ninguna despedida y espero que sea mucho más adelante. Muy bien escrito. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga, yo también lo espero. Muchas gracias y un saludo

      Eliminar