lunes, 17 de abril de 2017

¿Sí o no?

Me gustan mucho las series, los libros y las películas de género fantástico, desde magia, vampiros hasta cualquier otro tipo de ser curioso, mitológico o más recientemente inventado, que tenga poderes o características sobrehumanas o que sea inmortal. 

A menudo pienso que me meto tanto en ellos y los vivo de tal manera y con tanta intensidad, que me gustaría que fueran reales, que alguna de esas peculiaridades fuera de verdad como vivir eternamente.

Y luego te das cuenta de que tienes más de treinta años y la vida pasa. No has hecho ni la mitad de cosas que soñabas hacer, ni las que simplemente dabas por hecho que harías.
Sí, con treinta y pocos soy joven, pero siento que los días se van y el tiempo no se recupera, es lo único que pasa y no tiene vuelta atrás.

La cuestión es que nos pasamos la vida haciendo lo que está bien, lo que se espera que hagamos, lo que se debe, lo que la sociedad ha establecido y te han enseñado los mayores que se haga y sinceramente a veces si lo piensas es un asco.

Somos personas intolerantes, intransigentes, llenas de prejuicios, cada vez más impacientes y amargadas. Nos levantamos, seguimos la rutina de trabajo o estudios, parejas, casa, hijos, perro y vacaciones a la playa.

Pero y ¿qué más? Y si me parece poco o aburrido o demasiado programado para que una sociedad funcione como en cualquiera de las distopías tan de moda hora tipo Divergente o Los juegos del hambre. No quiero que me digan lo que tengo que hacer ni que me controlen. ¿Quién de nosotros es dios para juzgar? ¿Quien se ha proclamado sabio absoluto y conocedor de una única y valida verdad?

Lo que estaba pensando es que no atendemos a nuestros deseos, vivimos queriendo y ansiando lo que nos dicen los demás, para lo que nos han programado, según la manera que han diseñado para nosotros.

Y me pregunto... si me quiero comer un bocadillo de salchichón porque amo el salchichón, me encanta, me hace sonreír, lo saboreo y lo siento por todo mi cuerpo hasta la digestión, ¿Por qué tengo que pararme a pensar si está mal que lo haga porque tendrá grasa saturadas que aumentarán mi colesterol, exceso de sal y conservantes, me causará una difícil digestión para la poca proteína animal que me aportará y algunos otros perjuicios en lo que no me voy a entretener? Si a mi me hace feliz merendar un buenisimo bocata de salchichón y ahora ya no sé si me compensa o no hacerlo. ¿Qué es más importante, mi salud a largo plazo o mi momentánea felicidad con efectos perjudiciales en algún tiempo?

Imaginemos que tengo una amiga desde hace algún tiempo, me apetece escribirle, no, mejor aún mandarle un audio, no, mejor aún llamarla para charlar, que me cuente, contarle yo y disfrutar de ese tiempo con alguien que quiero porque me ha parecido que es lo normal. 
Y entonces pienso ¿Por qué la tengo yo que llamar? ¿Por qué no me llama ella o me escribe si quiera, si la última vez la hablé yo y además ella fue la última en escribir mensaje y no se despidio ni nada? Pues paso de ella, ya no la llamo, yo también tengo dignidad, ¿Por qué voy a ir a arrastrarme? Si quiere algo de mi pues que me busque, ¿no? Que también me demuestre que le importo, estoy harta de ser siempre yo la pringada, si no da ella es que no le apetece saber de mi ni quedar conmigo... 

Pero con todo eso sigues queriendo hablar con ella y tienes que pensar si te importa más tu felicidad al ver que cuando tú le hablas contesta, aunque tienes esa sensación interior de rebajarte... o conservar tu supuesto orgullo y dignidad -que no sé hasta que punto también puede provocar felicidad- pero quedarte sin saber de la amiga a quien tanto te apetecía ver o llamar.

Quizá es el efecto de la alergia primaveral que está empezando a incomodarme o el exceso de desasosiego interior al que me enfrento los últimos tiempos. El caso es que si solo voy a tener una vida y por edad ya he gastado al menos un tercio de ella, quiero aprovechar el tiempo, mis ganas, las circunstancias y encontrar un equilibrio de buena vida sana física y mental.

8 comentarios:

  1. Modo conspiranoico on: ¿Nunca te has parado a pensar que el colesterol puede en realidad no estar relacionado directamente con el salchichón? Pero si nos repiten más de mil veces una mentira al final termina por convertirse en verdad, y puede que lo que sea mentida es lo que nos cuentan y nosotros al creérnoslo lo hagamos realidad. Es como la magia vudú que sólo funciona si crees en ella.

    Así que lo que tienes que hacer es hacerle un rezo personal al bocata de salchichón antes de comértelo alabando todas sus virtudes y así no te sentará mal.

    Es lo que hago yo con los limones.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Mini Fu, eso creo yo a veces, en montones de ocasiones a lo largo de la historia se han creído informaciones que nos daban como verdades absolutas y que luego han tenido de desmentir, variar etc. Tienes más razón que un santo jeje ;)
      Al final todo es como creemos nosotros, solo hay que tener fe jaja, un besito de sandía para ti.

      Eliminar
  2. Coincido demasiado contigo. Tengo treinta y pocos y estoy harta de esta sociedad que en cuanto te sales un poco de lo "normal" ya te están señalando con el dedo. Tengo ganas de disfrutar, hacer cosas que no pude. No comerme la cabeza y sobretodo saborear mi entorno con lo que hago. Sin complicaciones. Y yo me sumo al bocata de salchichón o a uno de fuet. Jajajaja arriba esos bocadillos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga jaja que bueno un bocata siempre, que le den a tanta preocupación, tampoco es vida vigilar cada paso que hacemos para no saltarnos las "supuestas" reglas escritas o no de la sociedad. Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues si,a veces pasa todo lo que as mencionado y desde luego en ocasiones no sabes que es mejor hacer para luego no sentirte mal contigo misma ... Buen post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chica del montón, basta ya de pensar tanto eh jeje un saludo

      Eliminar
  4. ¡Hola Sara!

    Bien es es sabido... Mens sana in corpore sano

    Yo soy de la opinión de que si te apetece comerte algo que te gusta lo hagas, eso sí con "vistas", vamos que no sea tu día a día.

    Respecto a lo de esa amiga, yo pienso que cuando das todo y nunca recibes ni una triste llamada, es una relación por su parte de algún tipo de interés, yo digo que estoy en esa edad en la que le van a vacilar a su p... madre.

    Disfruta con los que sabes que realmente te quieren porque cuando les toque partir necesitarás más tiempo de ese que desperdiciamos.

    Un beso compi ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Salma, veo que tú eres de las que prefiere cuidarse cuerpo y alma y que eso te hace sentirse bien. Al final creo que hay que llegar a un equilibrio para estar bien y sentirnos genial. Gracias y un besazo

      Eliminar