domingo, 24 de junio de 2018

Cuando Alma perdió a Sol

Sol era este tipo de personas que no se casan con nadie, como se suele decir; independiente, se cree absolutamente autosuficiente y nunca cuenta sus problemas por no molestar, por no cargar a nadie con sus mierdas.

Alma va de independiente aunque en el fondo es incapaz de serlo; hace tanto que no está sola que ya no se acuerda de como debe ser aquello.

Sol es muy social por las redes, habla casi sin dificultad y hasta se atreve a tirar la caña aunque sin mucho resultado real. 
En persona no es nada sociable, le cuesta quedar, mantener una conversación fluida, no sabe ligar y si le gusta a alguien, no se entera.

Alma tiene pocos amigos y los que quiere de verdad, viven demasiado lejos y por eso la distancia es algo que no lleva bien.
Se le da mejor escribir que hablar de tú a tú porque, como ella dice, no tiene mucha calle. Otra cosa es que sea en una cita, ahí ninguna se escapa, simplemente tiene un don.

Sol tiene mucho carácter, normalmente no lo saca pero si la enfadas es un volcán en erupción (se aconseja no provocarla).

Alma odia discutir y piensa que si uno no sigue el juego, pues al final no se acaba discutiendo... pero aún así tiene el defecto de saltar desmesuradamente en el momento más inoportuno, cuando ya no toca.

Sol odia profundamente las injusticias, es extremista y lucha contra el machismo, la xenofobia, el capitalismo o la lgtbfobia, por ejemplo.
Cree en la república, el derecho a la independencia, lucha contra el maltrato animal y tiene una sensibilidad muy arraigada ante los enfermos mentales.

Alma hace tiempo que piensa que es diplomacia y educación, no hipocresía o falsedad cuando hay que tratar a la gente que no nos gusta. 
No cree que la radicalidad arregle el mundo porque los extremos que ansiamos en la juventud, nunca acaban siendo buenos.

Sol suele sentirme mal a menudo, triste, harta de todo lo que le rodea, casi siempre parece rendirse aunque al día siguiente se vuelve a levantar.

Alma tiene demasiada angustia dentro, los miedos le comen, se agobia continuamente y entra en pánico con facilidad.

Sol estaba ahí en el momento adecuado y Alma al conocerse, creyó que la iluminaría en momentos de oscuridad y que la entendería cuando otros no supieran.

Alma le quiso tender la mano y Sol tuvo miedo al principio, ante lo desconocido, ante la decepción, ante la idea de que volviera a suceder lo mismo de siempre.

Sol necesitaba espacio y tiempo y caminar a su propio y único ritmo que se escapaba a la comprensión de los demás.

Alma buscaba continuidad y compromiso, sin presiones ni agobios, pero sí una cierta seguridad de que las personas a quienes quería iban a estar ahí.

Sol prometió que la quería, que Alma hacía su vida mejor, que la hacía sentir bien cuando se descontrolaba, que la echaba de menos cuando no estaba, que quería verla y abrazarla durante mucho tiempo.

Alma le aseguró que valía la pena, que sentía que Sol la calmaba, que tendría para ella respeto y paciencia, que no se marcharía pasara lo que pasara. 

Alma un día pensó que siempre era ella quien lo daba todo y que no sentía la cierta reciprocidad que necesitaba de Sol.

Sol simplemente dejó de recibir noticias de Alma pero no reaccionó de ninguna manera, lo dejó estar.

Sol no se daba cuenta de que con su falta de interés estaba perdiendo a Alma y que muy pronto ya no quedaría nada.

Alma no obtuvo ninguna reacción y dejó de creer que en los mensajes que Sol le mandaba hubiese habido en algún momento algo de real. 

¿Alguna vez tu Alma perdió a su Sol?

4 comentarios:

  1. Ostras, me recuerda mogollón a un poema de César Brandon, me ha molado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raude, pues un honor que te haya recordado a alguien como él jeje. Muchas gracias, un abrazo

      Eliminar
  2. Me encanta el nombre de Alma....
    Y me gusta mucho la manera que tienes de exponer vivencias personales de manera relatada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola corazón, también me encanta el nombre y me pareció que venía perfecto para este relato. Muchas gracias por tus palabras. A veces escribo cosas muuuuy personales, otras totalmente inventadas y en ocasiones a medio camino jejeje nunca se sabe. Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar