lunes, 29 de octubre de 2018

Perfectos desconocidos

Hace unas semanas vi una película española que me había parecido graciosa y que sería entretenida según el trailer que habían puesto decenas de veces en televisión antes y durante su estreno en los cines.

La película se llama Perfectos desconocidos y sin ánimo de hacer demasiado spoiler y jorobaros la historia, os cuento que se trata de un grupo de amigos de mediana edad, la mayoría de ellos casados y algunos con hijos como corresponde a los estándares típicos de la sociedad.

La trama sucede casi en su totalidad durante una cena donde todos los personajes se reúnen para pasar la noche entre amigos y disfrutar de la velada.

Aparentemente no parece tener nada del otro jueves hasta que se les ocurre hacer un juego donde los posibles secretos de cada uno salgan a la luz delante de todos.

Evidentemente aquello no deja impasible a nadie porque hasta el más insospechado tiene algo que callar.

La película estuvo bien, no es una obra maestra del cine, pero cuenta con bastantes actores españoles buenos y conocidos y la trama es entretenida. me pareció que para una noche en que la no te gusta nada de la programación de la tele, es una buena opción.

Sin embargo más que de la película en sí, quería hacer este post para reflexionar sobre el mensaje que da.

Es decir, plantea la opción de que las parejas y los amigos sepan la vida y milagros de todos ellos sin mayor filtro, sin disfrazar ninguna historia, viendo de primera mano lo que son, lo que hacen y todas sus intimidades.
Eso evidentemente desata que se conozcan secretos sobre las relaciones personales entre ellos, situaciones que no querrían que se supieran porque afectarán a sus futuros como amigos y parejas.

Por eso para mí la cuestión es: ¿la sinceridad debe de ser siempre nuestra bandera por la vida independientemente de las consecuencias posiblemente desastrosas que nos pueda acarrear? o ¿Es mejor guardar una serie de intimidades para nosotros mismos que eviten males mayores a un nivel superior?

Me encantaría saber si sois de los de la verdad por delante aunque duela o de los que creen en las mentiras más o menos piadosas que evitan problemas. ¿Habéis visto la peli? ¿Os gusta el cine español?  Espero vuestros comentarios.
  

2 comentarios:

  1. No creo que ser sincero sea incompatible con tener nuestros propios secretos. La sinceridad tiene que ver con la confianza, con que la otra persona sepa que no la estás mintiendo o engañando con tus palabras y que crea en tí, la otra cosa es ser transparente y en muchas ocasiones es algo negativo para alguien.
    Me explico, haciendo referencia a la película, quien esté conmigo y me conoce, sabe que soy sincero y voy de cara, no miento y nunca sería infiel a mi pareja (o de momento eso siempre ha sido así), pero nunca le dejaría el movil o mi contraseña en redes sociales para que leyese mensajes privados. Y no se trata de que oculte algo malo, más bien de que pueda encontrar conversaciones en donde alguien ha confiado en mí para contarme ciertas cosas y no tienes porque enterarte tu aunque seas mi pareja, confía en mí, no en tí. También huiría de personas que me controlaran 24 horas al día, no iban a encontrar nada raro, pero me sentiría coartado o esclavo de una relación el tener que ir dando explicaciones de dónde has estado en todo momento o con quién has estado, no sería una relación sana (no hay confianza y si un exceso de control). Por desgracia, el término sinceridad en pareja está en muchas ocasiones desvirtuado y si quieres estar con otra persona, lo mejor es ir y decírselo a la cara, quizás así no diéramos pié a ese excesivo control, ni a pensar mal... Pero por culpa de gente que miente, tenemos una diana todo el mundo, y a veces te toca con personas que entienden tu postura y otras con las que siempre recelaran de ti pese a que nunca hayas hecho nada malo.

    ResponderEliminar
  2. Puedo decirte que me quedé dormida como un cesto. Esperaba otra cosa.

    Sobre tu reflexión, creo que hay que tener transparencia en lo que pueda doler a tu pareja o amigos, es decir, que a ti no te gustaría que te ocultasen. Pero también hay un espacio íntimo de pensamientos o ideas, o de tonterías que no van a ningún sitio, que es mejor guardarlas para una misma, pero no especialmente por ocultar, sino por privacidad, por tener un rinconcito individual donde no pueda penetrar nadie.

    BEsos.

    ResponderEliminar